logo

Andrés Parra

En una misma noche, durante el 55 Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias, el actor colombiano Andrés Parra tuvo en el Teatro Adolfo Mejía el estreno de dos películas, La semilla del silencio y El elefante desaparecido, con tan solo dos horas de diferencia entre una gala y otra. Protagonista como detective en “la semilla” y parte del reparto como fotógrafo en “el elefante”, ofrece dos tonos distintos en dos personajes muy diferentes entre sí, que se suman a papeles tan memorables como el Padre Gabriel, el agente Wilson o el Patrón del mal.

¿Qué significa hacer Cine?

Es enfrentarme al lenguaje que más difícil encuentro para un actor. Entre las posibilidades del teatro, cine, radio y televisión siempre siento que el cine es como un examen, siempre me siento como en parciales porque en cada película encuentro una oportunidad para ponerme a prueba, incluso más que en teatro y no sé por cuál razón. En cine me siento en competencia conmigo mismo, lo que genera mucha responsabilidad y me saca fuera de mi zona de confort, por eso me gusta mucho.

¿Cuál personaje de la historia del cine resulta indispensable?

Me identifico mucho con Álex de la Iglesia. Siempre que veo una película de ese man digo: “Ay, Dios mío, yo hubiera querido ser este personaje, este otro, el de aquí o el de más allá. Tengo una sensación muy rara con ese man, no lo conozco personalmente, pero el cine de Álex de la Iglesia me gusta mucho.

¿Una escena inolvidable?

El plano secuencia de Mi vida en rosa cuando ella se despierta, que Marcel ha muerto en un accidente de avión y ella todavía no lo sabe, que alucina y lo ve y luego no lo ve y recorre todo el lugar y termina cantando en ese escenario… ¡Tremenda! Recuerdo esa escena con mucho cariño porque es muy difícil, pasa por todos los estados posibles. No sé si lo habrán hecho realmente en plano secuencia, parece que sí.

¿Cuál película no se cansa de ver y repetir?

Me pasa que me engomo con las películas y me quedó ahí metido. Con El último Elvis, la película argentina, me pasa porque es del tipo de película que me gustaría hacer. Y fue algo así lo que encontré en La semilla del silencio con el personaje de Salcedo. Como cuando Bardem hizo Biutiful que uno se encuentra con la frustración, la soledad, el peso de la vida, personajes que hablan poco y van por la ciudad andando como idos. El último Elvis es una película que no me canso de ver y desear que me llegue un personaje así: que no haga nada, frustrado, aburrido. Esa película me gusta mucho.

  • Comparte

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>